El programa que funciona

Pasaron muchos años en el que estuve atrapado en el ciclo activo del alcoholismo, la confusión con la que llego a Alcohólicos Anónimos era mucha, solo podía concentrarme en una tarea durante los primeros meses de mi llegada, hacía lo que me dijeron mis compañeros del grupo «Pase lo que pase, muera quien se muera hay que evitar ese primer trago», solo el primero, no había necesidad de preocuparme por otro. Así es como empezó MI programa de recuperación del alcoholismo, en las juntas oía sobre pasos y muchas cosas que sinceramente no les entendía nada, pero había algo que si me gustaba mucho oír que todos mis compañeros y compañeras decían «El día de hoy no he tomado«

Así que con el peso de mi aislamiento (provocado por mi forma no controlada de beber), con deudas económicas que en este momento prefiero no acordarme jajaja (si me da risa…. pero tampoco es tan gracioso como lo puedan leer), el reto diario solo era uno, no ir a comprar ni una cerveza, tampoco quedaba mucho en esos tiempos de lo que encargarse, tenía que volver a conseguir un trabajo porque en mi historia, entre a la comunidad sin uno. No soy una persona que sufre depresión crónica o que requiera algún tipo de tratamiento, pero en aquel entonces por supuesto que sufrí un cuadro depresivo; el golpe de realidad que apareció una vez que deje de beber, simplemente no lo podía asimilar… eso iba a llevar algún tiempo.

La comunidad de Alcohólicos Anónimos me ayudó mucho con el tema del aislamiento, siempre hubo gente que estuvo al pendiente de mis actividades (ahora que lo pienso, creo que si me veía mal), pero no recibí juicios, aquellas personas solo hicieron algo: Estuvieron presentes. Me desintoxique físicamente, la literatura de A.A. me ayudo a sentirme identificado y quitar el estigma de que lo que había pasado era mi culpa, hoy se gracias a A.A. que el alcoholismo es un problema de salud, no es cuestión de mi actitud o personalidad, pero también me enseñaron que esto era un programa de acción y que era MI DESCISIÓN ver que acciones tenía que hacer para paulatinamente recuperarme del alcoholismo… en pocas palabras tenía que aprender a vivir en sobriedad

Con la mente un poco más clara, empiezo a ver de qué se trata esta cuestión de los 12 pasos de recuperación de A.A. (cualquier cosa que sea necesaria para no regresar a ese infierno de vida del que tuve la oportunidad de salir… muchos no lo logran), así que con calma fui leyendo, siempre tratando de crearme una opinión propia y después complementarla o mejorarla con los compartires de mis compañeros. Yo soy ateo, nunca recibí una educación religiosa, así que la verdad el hecho de una deidad como condición para recuperarme no tenía mucho sentido, pero Alcohólicos Anónimos también me enseño que la interpretación del programa depende de cada quien, el programa es algo personal. y que ningún programa es igual al otro, A.A. me daba una guía simple a seguir: honestidad, autoconocimiento, voluntad de hacer y hacer las cosas… a través del tiempo he podido compartir MI PROGRAMA de recuperación en las reuniones.

Poco a poco he creado un rutina que me va dando bienestar, por supuesto con muchos intentos (mi época de alcoholismo activo hizo que me olvidara que significaba ser constante y responsable), hoy en día además de la literatura de Alcohólicos Anónimos hay mucha información y diferentes puntos de vista de cómo entender los 12 pasos de recuperación, porque algo me queda claro, debo de repetir todos los días una serie de pequeñas acciones ya que necesito crear nuevos hábitos en mi vida, parte de mi programa de recuperación también es alejarme y dejar todos esos hábitos que claramente me conducían a ese primer trago.

Ahora entiendo que cuando dicen «hago el programa», me están diciendo que están haciendo su programa ya que es imposible que todas y todos estemos haciendo las mismas cosas, los 12 pasos de recuperación solo me indica que intente hacer nuevas cosas, que siempre vea hacia adentro y que debo practicar una nueva visión de vida totalmente diferente a lo que era mi vida como un alcohólico. Se que la enfermedad no tiene cura, sé que SOLO por hoy, no quiero tomar y que no es necesario para que tenga un día pleno. sé que fisiológicamente ya no tengo la capacidad de controlar mi consumo, por eso es que MI PROGRAMA si está funcionando, he ido mejorando mi toma decisiones (con varios tropiezos en el camino) pero hoy en día los problemas cotidianos parece que no eran tan problemáticos, soy más consciente de mi realidad, de lo que soy yo y de mi entorno.

No es una etapa lo que estoy viviendo, es un proceso, y hoy vivo bien conmigo, a veces no tan bien con mi entorno jaja… pero es cuestión de práctica, un día a la vez. Agradezco mucho a Alcohólicos Anónimos por darme la guía y dejar que yo cree mi propio camino de recuperación, que con todo cariño comparto en las juntas por qué SI FUNCIONA, pero lo primero siempre es lo primero… evitar ese primer trago…

0 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *